Gente, Viajar
Leave a comment

Una especie llamada viajero

Ningun monumento me impresiona tanto como el encuentro con los representantes de una especie propia llamada “viajero”. Estas personas no encuentro en el día a día pero sí en mis viajes y en el salón La Galana. Allí aterrizan, llegan, dirigen sus pasos, amarran su barco en este puerto seguro para unas horas. Quien le presta su oído y pone las preguntas adecuadas, le abren sus cajas fuertes llenos de tesoros y le dejan participar en su colección de cuentos, que significa su bien y su riqueza. No es de extrañar que yo – una coleccionista a de cuentos nata – estoy secretamente enamorada de ellos … Y lo que uno ama lo atrae así dicen por lo menos los libros como “El Secreto”.

El año pasado me encontré en un antiguo hotel de lujo en Granada en las orillas del lago de Nicaragua con un francés, en misión secreta. Oficialmente viajando como agente immobiliario, inoficialmente como reportero y realizador de documentales, planificando una película sobre el primer proyecto de un canal entre Atlántico y Pacífico que iba a pasar el lago de Nicaragua y asi el trozo de tierra más estrecho posible.

Y hoy me encuentro el primer día en Panamá a otro francés, reportero y autor, cuya pasión mas grande es la historia del Canal de Panamá. Ha publicado varios libros sobre el tema y me lleva alli. Un crucero inmenso está pasando las tres reclusas, soli quedab 20 cms a cada lado, este tamaño de barco se llama Panmax. Pero desde hace dos anos hay reclusas aún mas grandes para los barcos pospanmax y así el hombre se sobrepasa una y otra vez. Y miro hacia arriba el barco cuya barriga casi se puede ver por completo y recuerdo el tiempo cuando yo misma estaba a bordo de tal crucero – como violinista dando la vuelta al mundo. Los puntos de contemplación cambian y se amplían. Son los cuentos y recuerdos que hacen de tal impresión algo especial. Allí ningún monumento puede competir… Se me olvidó mencionar, que el frances primero llevaba el nombre de una estación de metro de Paris…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *